Make your own free website on Tripod.com
Jafuaq@gmail.com
 
 

LOS INSTRUMENTOS

 

Los instrumentos musicales

 

            Uno de los principales temas de estudio en la música, ha sido el de los instrumentos musicales. Las características acústicas (cómo se produce y se transmite el sonido) y morfológica (forma), la presencian y distribución en la orquesta, las posibilidades expresivas y la función o papel que desempeñan en la sociedad, son algunas de las materias a las cuales se han abocado los intérpretes, compositores e investigadores.

            Desde el comienzo de la vida, el impulso motriz es inevitable en el ser humano. Así, una de las expresiones más naturales de todos los pueblos ha sido la danza. Junto al movimiento corporal, frecuentemente se presentan, por ejemplo, el palmoteo o el zapateo además de otras expresiones de sonidos. Desde este punto de vista, el origen de los instrumentos podría encontrarse en los propios gestos sonoros de los individuos y en el uso de elementos naturales no modificados, como piedras, conchas y cañas, para acompañar diversas actividades.

            Algunos instrumentos musicales elaborados por el ser humano en diferentes épocas y culturas se han perdido y otros, ya no están vigentes, aunque aún existen testimonios de ellos. Sin embargo, gracias a la capacidad creativa y a las necesidades de expresión –cualidades propias de l ser humano-, muchos de los instrumentos con que hoy contamos, tanto en oriente como en occidente, han sido el producto de un largo desarrollo y perfeccionamiento.

            En la evolución de los instrumentos se han conjugado diversos aspectos. Algunos de ellos son los siguientes: las necesidades de los individuos y la función de la música en una sociedad determinada; el desarrollo técnico de las diferentes familias instrumentales; la búsqueda de las cualidades timbrísticas y de las posibilidades técnicas de interpretación, aspectos que, al mismo tiempo, implican una exploración de los recursos técnicos y expresivos, acordes a los requerimientos de cada tipo de música.

            Uno de los aspectos, las posibilidades timbrísticas de los instrumentos, es el que mayormente ha preocupado a los músicos, especialmente a los compositores. Al igual que lo que sucede con la voz, el timbre de un instrumento está determinado por múltiples aspectos. La forma, el tamaño, las características acústicas de sus materiales, el ámbito o extensión que pueden alcanzar y el tipo de ejecución, entre otros factores, inciden en el resultado sonoro. Por ejemplo, a simple vista un violín y un violoncelo son similares y ambos se ejecutan frotando las cuerdas con un arco. Sin embargo, en la audición, difícilmente se pueden confundir, debido a que sus formas y tamaños determinan características acústicas diferentes. De igual modo, si un violín se ejecuta golpeando sus cuerdas, pulsándolas con los dedos, o bien percutiendo el cuerpo del instrumento, el timbre que se obtendrá en cada uno de esos modos de ejecución será diferente de aquél logrado mediante la frotación de las cuerdas  con el arco. De este modo, las posibilidades de interpretación y variedad timbrísticas que se pueden obtener en los instrumentos musicales son múltiples, y ésta es una cualidad que los creadores –de todos los tipos de música- han sabido valorar, especialmente desde el punto de vista expresivo.

 

CLASIFICACIÓN DE LOS INSTRUMENTOS MUSICALES

 

            La clasificación de instrumentos musicales ha sido objeto de múltiples interpretaciones. Ellas se han basado en consideraciones acústicas, según su distribución en la orquesta, según la función que cumplen los instrumentos, y también se ha tenido en cuenta su relación con la cultura.

 

Según la naturaleza del cuerpo vibratorio

 

            Para hacer una clasificación que se adecue a una metodología científica, es necesario considerar numerosos criterios. En este sentido, desde fines del siglo pasado hubo varias proposiciones. No obstante, una de las más importantes fue la de Erich Hornbostel y Curt Sachs, que en 1914 configuraron un tratado clasificatorio, distinguiendo cuatro familias de instrumentos:

 

-          Idiófonos, aquellos en que el sonido es producido por la sustancia misma del instrumento

-          Cordófonos, en los cuales el sonido es producido por la tensión de las cuerdas

-          Membranófonos, aquellos en los cuales encontramos membranas en tensión

-          Aerófonos, en los cuales el sonido es producido por el aire vibratorio puesto en movimiento.

 

Junto con considerar la naturaleza del cuerpo vibratorio, los autores se basaron en otros principios tales como: modalidades de ejecución, para idiófonos y membranófonos; forma, para los Cordófonos; ubicación de la columna de aire, para los aerófonos. Además, definieron criterios particulares para cada una de las cuatro clases básicas. Este trabajo, que contempla una amplia gama de situaciones, ha sido una valiosa herramienta para clasificar instrumentos musicales en el mundo, correspondientes a muy diversas culturas.

 

IDIOFONOS:

                  Esta clase está formada por instrumentos de materiales naturalmente sonoros, es decir, que en sí mismo emiten sonidos al ser ejecutados de muy diversas formas: raspados, pulsados, sacudidos, friccionados y golpeados. Entre los idiófonos se cuenta una gran gama de instrumentos. Algunos son de altura determinada y otros de altura indeterminada. Entre los primeros se encuentra el Metalófono, el xilófono, la marimba y el vibráfono. Todos ellos producen su sonido al ser golpeados con baquetas o palillos. Entre los idiófonos de sonido indeterminado, se encuentran las maracas, las castañuelas, el triángulo, las sonajas, las claves y algunos instrumentos que forman parte de nuestra tradición musical, como el trompe y las kaskawillas (cascabeles) mapuches.

 

MEMBRANOFONOS:

                  En este grupo de instrumentos, el sonido es producido, por ejemplo, por el golpe o fricción de membranas en tensión. En esta clase se encuentran la familia de los tambores, como el tambor militar, los timbales y la caja; algunos instrumentos preferentemente utilizados en la música popular, como es el caso del bongó, y la conga (tumbadora), y en nuestra música folklórica e indígena, como el pandero y el kultrún mapuche, respectivamente.

 

CORDOFONOS:

                  En estos instrumentos el sonido se produce por la pulsación o por la fricción de cuerdas en tensión. La clasificación de Hornbostel y Sachs también establece criterios en relación con la forma de soporte de las curdas, la ubicación y la relación entre ellas, y la posición de la caja de resonancia. De este modo establece cuatro familias:

 

a)       Laúdes: Conformada por instrumentos de cuerda pulsada, como la guitarra, el laúd, la bandurria, el banjo y el charango. En el grupo de las cuerdas frotadas por arcos se encuentran los violines, las violas, los violoncelos y también instrumentos de nuestra tradición, como el rabel de Chiloé.

 

b)       Cítaras: En las cuales se encuentran los salterios, el dulcimer, la vina de la india, el koto de Japón, entre otros.

 

c)       Liras: Entre los instrumentos más conocidos que contiene este grupo, se encuentran la lira y el kinnor, este último frecuentemente mencionado en la Biblia como el instrumento del rey David.

 

d)       Arpas: este instrumento, además de utilizarse en la música docta, con frecuencia aparece en el repertorio folklórico chileno y de otros países latinoamericanos, entre los cuales cabe destacar Paraguay, México y Venezuela.

 

AEROFONOS:

                  Estos son instrumentos que utilizan el aire como fuente sonora, por lo tanto, en ellos el sonido se produce gracias a la excitación de una columna de aire. Este grupo se subdivide en la familia de las trompetas, que incluyen el trombón el corno y la tuba; la extensa familia de las flautas, como la flauta dulce y la traversa; y los instrumentos de lengüeta: el clarinete y el oboe.

      En nuestra música tradicional –folklórica e indígena- contamos con una amplia gama de aerófonos: pifilkas –de la familia de la flauta- y la trutruka, de la familia de las trompetas.

 

                        La clasificación de Hornbostel y Sachs no contempla los instrumentos llamados ELECTROFONOS. Sin embargo, éstos se han ido desarrollando e implantando cada vez con mayor frecuencia, especialmente en la música docta popular. Genéricamente el término “electrófono” se utiliza para instrumentos en los cuales el sonido es producido, modificado o ampliado mediante circuitos electrónicos. En esta clase se encuentra dos tipos de instrumentos:

 

a)       Aquéllos en que el sonido es originado por medios convencionales, como cuerdas o la vibración de una columna de aire, y su sonido puede ser ampliado o modificado por medio de recursos electrónicos. Tal es el caso de la flauta y el saxofón electrónico y de las guitarras eléctricas.

b)       Aquéllos en que el sonido es generado mediante circuitos electrónico, como es el órgano y el sintentizador.

 

 

CLASIFICACIÓN DE LOS INSTRUMENTOS MUSICALES SEGÚN LA NATURALEZA DEL CUERPO VIBRATORIO

 

 

IDIOFONOS

 

ALTURA DETERMINADA

 

METALOFONO

XILOFONO

MARIMBA

 

 

 

ALTURA INDETERMINADA

 

MARACAS

CASTAÑUELAS

TRIANGULO

SONAJAS

CLAVES

TROMPE

KASKAWILLAS

 

 

 

 

MEMBRANOFONOS

 

 

TAMBOR MILITAR

TIMBALES

CAJA

BONGO

PANDERO

KULTRUN

 

 

 

CORDOFONOS

 

CITARAS

 

DULCIMER

VINA

KOTO

 

 

 

 

 

CUERDA PULSADA

GUITARRA

LAUD

BANDURRIA

BANJO

CHARANGO

 

 

 

 

 

CUERDA FROTADA

VIOLIN

VIOLA

VIOLONCELO

RABEL

 

 

 

LIRAS

 

LIRA

KINNOR

 

 

ARPAS

 

ARPAS

 

 

 

AEROFONOS

 

TROMPETAS

 

TROMBON

CORNO

TUBA

 

 

 

FLAUTAS

 

DULCE

TRAVERSA

 

 

 

 

DE LENGÜETA

 

CLARINETE

OBOE

SAXOFON

 

 

 

 

 

FOLKLORICOS INDIGENAS

 

QUENA

ZAMPOÑA

PITO

TARKA

PIFILKA

TRUTRUKA

 

ELECTROFONOS

 

 

GUITARRA ELCTRICA

FLAUTA ELECTRONICA

SAXOFON ELECTRICO

ORGANO

SINTETIZADOR