Make your own free website on Tripod.com
Jafuaq@gmail.com
 

 LA ARMONIA MUSICAL Y LA ASTROLOGÍA

José Antonio Salinero

 

LAS TONALIDADES Y LOS SIGNOS. 

En la serie de artículos que se abre con la actual, se va a exponer una estrecha correlación, establecida de forma concreta, entre música y astrología. La misma es fruto de una investigación original que ha permanecido inédita un cierto tiempo. 

Estudio música desde que tengo uso de razón. Siempre he sentido la Música como mi vocación, y ella me ha acompañado en todas las experiencias relevantes de mi vida. Actualmente compongo y me dedico a la docencia tanto de la Música como de la Astrología. 

Hace algunos años encontré en la ciencia-arte de la musa Urania una segunda vocación, y me puse a la tarea de investigarla con parecido interés al que había volcado exclusivamente en la Música hasta ese momento. Ahora, tras conocer por experiencia propia las claves esenciales de ambas ciencias, no puedo pasar por alto la evidencia de la estrecha relación que existe entre ambas.

 Pienso que los vínculos entre Astrología y Música serán especialmente puestos de manifiesto por la conjunción de Urano y Neptuno que en este momento se da en Capricornio. Sabido es que a Urano se le conecta con la Astrología y a Neptuno con la Música, estando ligados estos dos planetas transaturnianos respectivamente a los elementos Aire y Agua... Pero hay que señalar que- justamente de forma inversa-la música se transmite a través del aire, y el simbolismo astrológico tiene que ser captado necesariamente de modo intuitivo, a través de la conexión con un nivel o mundo de Arquetipos (el Inconsciente colectivo) que tiene que ver claramente con el Agua...

 Así que es muy posible que la Astrología y la Música tengan, ahora más que nunca, la posibilidad de correlacionarse e incluso de llegar a estudiarse como un todo, tal como sucedía en la Antigüedad en La escuela pitagórica. Y que por fin, en la oportunidad que se abre, seamos capaces de percibir el sentido musical/espiritual/astrológico de la Nueva Era, de modo que trascendamos una astrología demasiado centrada en predecir calamidades y éxitos mundanos. Desde el principio, la Música y la Astrología han viajado juntas a través de espacio - tiempo, y tanto los grandes músicos del pasado como los estudiosos de las logias (que muchas veces eran lo mismo) combinaron la aproximación a la armonía musical con la percepción del Universo. Por razones bien conocidas, la Astrología fue discriminada hasta el siglo XX...  Pero lo cierto es que Pitágoras con su música de las Esferas,  y los que se llamaron pitagóricos y neopitagóricos, trabajaron en el desarrollo de las matemáticas, la geometría de los políedros regulares y sus relaciones con el universo musical. Por esa razón se exigía a todo aquél que aspiraba a ingresar en la Escuela Pitagórica el estudio previo de la Aritmética, la Astronomía, la Geometría y al Música-las mismas materias que siglos más tarde constituyeron el Quadrivium- consideradas todas ellas como cuatro partes de las matemáticas. Pitágoras consideraba a la Divinidad -el LOGOS- como igual a la Unidad, origen de toda armonía, y afirmaba que la doctrina de los números (la más importante en esoterismo) había sido revelada al hombre por deidades celestes para que pudiéramos comprender el Sonido -o la Armonía- habían hecho surgir del caos a nuestro Mundo, al ser construido según los principios de la proporción musical. 

También Kepler en el Harmonices Mundi, pone en relación la Música con la Astrología, especialmente en el aspecto de las vibraciones y los armónicos. 
El equilibrio matemático y el equilibrio cósmico tienen una misma realidad, por lo que la casualidad es imposible... Se diga lo que se diga, no existen verdaderas casualidades en la Naturaleza, ya que todas las cosas están conectadas e interrelacionadas de un modo u otro. Pero para entender la reducción al absurdo en que acaban multitud de supuestas "casualidades", hay que darse cuenta de que las mismas claves-astrológicas y armónicas-son como ríos que desembocan en el mismo mar.

En este primer capítulo voy a plantear la relación hallada por mí, entre los acordes (base de la Armonía Musical) y el Zodiaco. Teniendo en cuenta que entre los lectores pueda haber algunos que no sepan solfeo ni conozcan Teoría de la Música, considero conveniente aportar unas someras explicaciones previas referentes a las dos escalas básicas del Sistema Musical Occidental, las cuales constituyen el fundamento de la propia Armonía Musical en nuestro ámbito cultural. 

El sistema Diatónico, clave de los Modos Griegos, utiliza la escala de siete  notas de Do a Si, sin considerar que entre tono y tono existen semitonos (excepto de Mi a Fa y de Si a Do). 

Por otra parte tenemos las Escala Cromática, en la que se considera las doce notas que existen realmente contando tonos y semitonos.

Fundamentalmente hay dos tipos de acordes:

* Los Acordes Mayores. Notas: 1ª (tónica o fundamental), III ª mayor, V ª y VII ª. 
* Los Acordes menores.  Notas: 1ª (fundamental), III ª menos o bemol, V ª y VII ª bemol. 

Para mi los acordes son los elementos básicos de la Música. Es decir, que representan la Armonía Musical en sí misma. 

Según mi punto de vista, los Acordes Mayores están relacionados con el Animus, con la parte Yang o masculina de cada uno de nosotros. La síntesis de ello es la presencia en el acorde de la III ª mayor. 

 Los acordes menores están relacionados con  el Anima, con la parte femenina o Yin (su síntesis: la III ª Menor). 

Podemos relacionar los doce sonidos cromáticos con los signos del Zodiaco, según el siguiente esquema. 

 

   Aries 

   DO

   Tauro

   DO*

   Géminis

   RE

   Cáncer

   RE*

   Leo

   MI

   Virgo

   FA

   Libra

   FA*

   Escorpio

   SOL

   Sagitario

   SOL*

   Capricornio

   LA

   Acuario

   LA*

   Piscis

   SI

 

Conviene recalcar dos conclusiones que creo sumamente importantes: 
1º  En todo acorde musical, la Tercera mayor está en relación con el lado Animus, y la Tercera Menor con el lado Anima. 

2º. La Quinta que en Armonía Musical constituye una de las claves más importantes-y de hecho, se le llama la dominante"- corresponde siempre, en la rueda zodiacal, a aspectos de quincuncio (150º) medidos hacia atrás. Se trata pues del "quincuncio de casa 8ª" conectando con la transformación y con dimensiones evolutivas. 

A continuación va una tabla de correlaciones entre Tonalidades mayores, con sus notas constitutivas, y la Rueda Zodiacal.

 

TONALIDADES MAYORES

 

1

 Do Mayor 

  Do 

P

  Mi 

T

 Sol 

W

 Si 

F

 2 

  Do* Mayor

  Do* 

Q

 Fa 

U

  Sol*

X

  Do 

P

3

  Re Mayor 

  Re

R

  Fa* 

V

 La 

Y

   Do* 

    Q

  Re* Mayor

  Re* 

S

  Sol 

W

  La* 

Z

 Re

R

 Mi Mayor

  Mi 

T

   Sol* 

X

 Si 

 

  Re*

 S

  Fa Mayor

  Fa

U

 La 

Y

  Do 

P

  Mi 

T

 7 

  Fa* Mayor

   V

 V

  La*

 Z

  Do*

 Q

 Fa

U

8

  Sol Mayor

  Sol

W

 Si

 F

 Re

 R

  Fa*

 V

 9 

   Sol* Mayor

  Sol*

 X

  Do

 P

  Re*

 S

  Sol

 W

10

 La Mayor

  La

 Y

   Do*

 Q

 Mi

 T

   Sol*

 X

11

  La* Mayor

  La*

 Z

 Re

 R

 Fa

 U

La

 Y

12

 Si Mayor

  Si

 F

  Re*

 S

  Fa*

 V

  La*

 Z

Y para la Tonalidades menores se establece otra tabla análoga.

 

    1

  Do Menor

  Do

P

  Re* 

S

  Sol

W

  La*

Z

    2

  Do* Menor

  Do*

Q

  Mi

T

  Sol*

X

  Si

F

    3

  Re Menor 

  Re

R

  Fa

U

  La

Y

  Do

P

    4

  Re* Menor

  Re*

S

  Fa*

V

  La*

Z

  Do* 

Q

    5

  Mi Menor

  Mi

T

  Sol

W

  Si

F

  Re

R

    6

  Fa Menor

  Fa

U

  Sol*

 X

  Do

P

  Re*

S

    7

  Fa* Menor

  Fa*

V

  La

Y

  Do*

Q

  Mi

T

    8

  Sol Menor

  Sol

W

  La

Z

  Re

R

  Fa

U

    9

  Sol* Menor

  Sol*

X

  Si

F

  Re*

S

  Fa*

V

  10

  La Menor

  La

Y

  Do

P

  Mi

T

  Sol

U

  11

  La* Menor

  La*

Z

  Do*

Q

  Fa

U

  Sol*

X

  12

  Si Menor

  Si

F

  Re

R

  Fa*

V

  La

Y

 

En artículos posteriores se hará una descripción detallada del desarrollo evolutivo natural de cada uno de los signos zodiacales de acuerdo al modelo que acaba de ser propuesto. El mismo se basa en el Camino Musical que viene marcado por la estructura de los acordes.